Loading...

martes, 5 de octubre de 2010

Explorer sigue en retroceso en favor de Chrome

    Hace algo más de medio mes desde que se puso a disposición del pública la version Beta de IE9
    pero su llegada, al menos de momento, no ha sido capaz de detener constante pérdida de cuota de 
    uso del navegador web de Microsoft.
Sin bien es cierto que una versión beta, "de prueba", no tiene la presencia de una versión final, en el caso de la versión 9 Beta recientemente Microsoft anunciaba que había sido descargada hasta seis millones de veces.
Puede parecer mucho, pero todas esas descargas sólo se traducen en un 0,10 % de cuota de mercado. Y sumando todas las versiones de Internet Explorer más o menos recientes (6, 7 y 8) el de Microsoft no consigue superar la barrera del 60% del mercado de los navegadores. Cifra que, si bien en términos absolutos parece respetable, en realidad supone el momento de menor presencia del navegador web de Microsoft, que no hace mucho tiempo era utilizado por un 90% de los usuarios de Internet.
Aunque es de sobra conocido que la medición del uso de navegadores está lejos de ser una ciencia exacta, los datos corresponden a los dados por Net Applications, una de la referencias más utilizadas en este sentido. No obstante, en esta pagina de Wikipedia se hace un cálculo promedio a partir de las fuentes más habituales.



Google Chrome, el único que crece significativamente

Mientras que en los últimos años era el navegador Firefox el único que plantaba cara al de Microsoft, de un tiempo a esta parte su crecimiento ha decelerado significativamente. Firefox, Safari y el resto de navegadores minoritarios, como Ópera, muestran una curva de crecimiento prácticamente plana, normalmente con crecimiento de unas pocas décimas.
Es el de Google, Chrome, es el que más ha crecido en el último año. Y mantiene la tendencia que ha conocido desde que viera la luz hace ahora un par de años. Aún así, a pesar de sus 100 millones de usuarios y de ser el tercer navegador más utilizado, Chrome apenas ronda el 10% de cuota de uso.
Respecto a los navegadores más clásicos, Chrome cuenta con varias ventajas. Desarrollado como software libre por la comunidad de voluntarios Chromium, su arquitectura interna es más cercana a la de un "subsistema operativo web" que a la de un simple navegador que depende de recursos de un sistema operativo concreto para funcionar.
En Chrome las aplicaciones y procesos son todos ejecutados internamente por el navegador, lo que mejora el rendimiento y reduce los riesgos de ataque desde páginas o aplicaciones maliciosas que tratan de aprovechar los llamados "agujeros de seguridad", una suerte de "pasadizos" que en ocasiones permiten acceder a partes del sistema operativo del ordenador desde el navegador web.
Tal y como se pudo ver en la pasada conferencia Google I/O en el futuro Chrome funcionará más como un entorno de ejecución de aplicaciones, similar a las que hoy se encuentran en sistemas operativos móviles como Android.
Estarán accesibles a través de la Chrome Web Store y ofrecerán la posibilidad de realizar todo tipo de tareas desde el navegador, con el almacenamiento de datos del usuario guardados en servidores remotos y siempre disponibles, el concepto conocido como "la nube".

Internet Explorer 6, un veterano que se niega a desaparecer

Digno de mención es el caso de Internet Explorer 6, navegador que vio la luz hace casi diez años, en 2001 y casi a la par que Windows XP, y que aún hoy mantiene casi un 16% de cuota.
Y eso, o precisamente por eso, que las aplicaciones web más sofisticadas, como Gmail o Facebook, cada vez más tienden a no ser totalmente compatibles con él. "Muchas empresas prefieren no actualizar esta versión del navegador porque servicios web como redes sociales, que las compañías consideran como prescindibles para el trabajo, no funcionan correctamente en él", reconocía un directivo australiano de Microsoft a la publicacion online ZDNet. Un ejemplo de defecto convertido en virtud.




 Tanto es así, que Internet Explorer 6 todavía hoy es más utilizado que Internet Explorer 7 (10 %), el navegador habitual del fallido Windows Vista.




Aunque aún no se conoce la fecha de salida de la versión final de Internet Explorer 9, todo apunta a que habrá que esperar aún algunos meses antes de comprobar si el nuevo navegador es recibido con el interés que, al menos en teoría y de acuerdo con las buenas críticas recibidas, merece.






















No hay comentarios: